totop

iWith.org: Desarrollo web para proyectos que mejoran el mundo*





Únete al equipo de iWith

Fundación Hugo Pomar
la creatividad en la relación de ayuda

La Fundación Hugo Pomar (Tenerife, España ) persigue como fin principal la realización, de forma directa o concertada, de programas de desarrollo e integración social para personas en riesgo de exclusión social por razones fí­sicas, sociales o culturales, destacando especialmente la promoción y crecimiento de la expresión individual y colectiva a través del arte, entendido este como una herramienta terapéutica, para la relación de ayuda y la supresión de barreras comunicativas.
   (Leer más)
Showroom
Donar
Respaldar
Votar
Proyecto | Objetivos | Presupuesto | Partners | Donors | Endorsements | Estadisticas
Detalles del Proyecto
Nombre del Proyecto : Fundación Hugo Pomar
la creatividad en la relación de ayuda
Contacto : Otilia López García
Email de Contacto : otilia@fundacionhugopomar.org

Fianciación
Necesidad total del proyecto: 41.207,00 EUR
  Recibido: 0 EUR
  Prometido: 0 EUR
  Restante: 41.207,00 EUR
 
100%

Documentos del Proyecto

Descripció del Proyecto
Tomando parte así en el proceso de inserción social y laboral, queremos atender los factores psicosociales relacionados con la empleabilidad de personas con dificultades especiales. La creatividad se entiende no sólo como producto sino como un tipo de perceptividad; más que en la ‘obra de arte’, en la improvisación, en el hacer diario; más que como algo exclusivo del talento, como una potencialidad humana innata, que a veces se pierde o se olvida. Entiéndase como lo que es: la búsqueda que provoca el crecimiento.
Siempre en equipo, en un proceso interdisciplinar en el que participan psicólogos, trabajadores sociales, cuidadores, abogados, etc., la Fundación pone su empeño en facilitar a sus beneficiarios el máximo desarrollo de las potencialidades y capacidades para progresar en el plano personal y en el ejercicio de las responsabilidades.

La Fundación Hugo Pomar tiene su sede en la isla de Tenerife y enfoca actualmente sus proyectos hacia la población local, incluyendo al colectivo inmigrante, y especialmente, por su situación de vulnerabilidad, hacia los menores inmigrantes no acompañados que se encuentran en la isla de Tenerife sin su familia y seres queridos, referentes culturales o recursos económicos, y en una situación de vulnerabilidad e incertidumbre. Junto a un rechazo social propio de una comunidad de acogida poco preparada, los menores presentan un encuadre psicológico caracterizado por la pérdida de control de su experiencia vital, padeciendo situaciones de duelo, ansiedad provocada por lo que se espera de ellos, y frustración ante un medio totalmente nuevo, desconocido y, a menudo, hostil. En determinadas ocasiones llegan a sufrir el denominado síndrome de estrés postraumático. La inmigración supone una de las situaciones de mayor estrés a lo largo de la vida de una persona, y, el caso que nos ocupa, además de la soledad, los jóvenes se encuentran una etapa de la vida caracterizada por los cambios de la personalidad así como por la búsqueda y proyección de la propia identidad, lo que determina una intervención apremiante.

Actualmente se está llevando a cabo un proyecto de musicoterapia con menores no acompañados en la casa de Acogida de la localidad de San Isidro en Tenerife, gestionada por la entidad MPDLC (Movimiento por la Paz, el Desarme y la Libertad de Canarias) y se pretende comenzar lo antes posible con el mismo grupo y otros dos que residen en casas de acogida del Norte de Tenerife, con otro proyecto de creación audiovisual.

La musicoterapia de improvisación aporta a la persona un soporte emocional que le permite proveerse de un espacio y un tiempo donde tiene la oportunidad de expresarse. La música como agente relajante y por su función comunicativa dará a la persona la capacidad de expresar sus emociones y sus preocupaciones en un contexto en que se siente escuchado y atendido, facilitando su proceso de adaptación a la nueva realidad.
Psicológicamente, hacer sonidos o hacer música permite acceder a experiencias que ya están dentro de la persona (sentimientos, emociones, deseos, necesidades…) así como a experiencias nuevas. El lenguaje musical posibilita la expresión del mundo subjetivo (procesos de carga y descarga energética, armonía y conflicto, movimiento y reposo, esquemas de preparación, satisfacción…), así como el despliegue de las funciones comunicativas sin necesidad de usar el lenguaje verbal. Esto es fundamental si se tiene en cuenta el aislamiento que presentan muchos menores inmigrantes, el cual les impide desarrollar un impulso tan importante como es el comunicativo. Además, en jóvenes que se encuentran en pleno proceso de construcción de su identidad, dentro de un encuadre musical adecuado pueden aflorar y desbloquearse las emociones no integradas en la personalidad.

El medio audiovisual ofrece una riqueza de posibilidades clave para este trabajo. Además de la imagen, tienen cabida y peso la voz, el canto, la música, la literatura o la fotografía. Así, si el participante desea hacer una pieza audiovisual sobre sí mismo puede disponer de su voz, sus viejas fotografías, sus músicas, sus dibujos y la filmación de sí o de sus elecciones. Las posibilidades creativas son enormes.

Junto al desarrollo individual de la creatividad y las ideas de cada uno, se estará llevando a cabo el necesario trabajo en equipo que requiere el medio audiovisual. Los menores tomarán dentro del grupo sus funciones y responsabilidades y encontrarán un lugar en la nueva sociedad cuando estén llevando a cabo su misión. Podría resultar entonces, que la persona haya descubierto una práctica que no quiere dejar a un lado, sino incorporar a su quehacer profesional o a sus ratos de ocio y tiempo libre. En cuanto a la difusión de las piezas resultantes de dicho taller, una parte imprescindible del proyecto, un espacio web en el que poder publicar se presenta ideal.

En un línea similar de objetivos y necesidades y con un grupo de beneficiarios más amplio y heterogéneo, estamos trabajando en la puesta en marcha de un espacio de creación en el que además del trabajo audiovisual tiene cabida, la música, el cine, la literatura… Se trata de la creación de una plataforma socio-cultural para jóvenes, un espacio de ocio y tiempo libre creativo en el que desarrollar diversas actividades en torno a tres grandes proyectos: el taller de periodismo del que surgiría una publicación periódica, el taller de creación audiovisual y el taller de música.

Dada la ausencia de oferta socio-cultural, los altos índices de absentismo escolar, contactos con droga y delincuencia, así como dificultades de integración social para un gran número de jóvenes inmigrantes y autóctonos de las localidades de El Médano y San Isidro (Tenerife Sur), la iniciativa plantea este espacio en el que los jóvenes sean los protagonistas de un proyecto motivador, sensibilizador, creativo, informativo e intercultural. El Médano es una población del Sur de Tenerife orientada básicamente al turismo. Mientras el número de habitantes crece, las actividades y servicios sociales y culturales son prácticamente inexistentes. No existe una biblioteca, ni un centro cívico. Entre los resultados esperados destacan el de que se cubran las necesidades de los jóvenes inmigrantes y no inmigrantes; se conozcan y aprendan herramientas útiles para el futuro laboral; se recupere la motivación en general y se logre una mejor adaptación a esta comunidad, caracterizada por la multiculturalidad.

Además de estos proyectos, la Fundación está poniendo en marcha el trabajo musicoterapeútico con dos grupos de personas portadoras de VIH (en el Norte y en el Sur de la Isla de Tenerife) en colaboración con la entidad UNAPRO, así como un espacio de creación para mujeres que sufren algún tipo de discapacidad en colaboración con el Ayuntamiento de Granadilla de Abona.





 



 
Google + Facebook Twitter Youtube Rss